Trastorno por consumo de opioides stigma

 

Trastorno por consumo de opioides stigma

Enfrente el estigma.

El estigma es la desaprobación o la discriminación de una persona a partir de un estereotipo negativo.

El estigma suele afectar el trato que reciben las personas con trastorno por consumo de opioides, lo que les dificulta conseguir trabajo, lugares donde vivir y atención médica. Incluso cuando no es intencional, las palabras hirientes y las acciones de los demás pueden impedir que las personas que están luchando contra una adicción reciban ayuda y permanezcan en tratamiento durante el tiempo que lo necesiten.

Haga clic en cada de las siguientes preguntas para aprender más sobre el estigma.

El trastorno por consumo de opioides no es una elección. Es una enfermedad que puede tratarse.

Muchos estadounidenses consideran equivocadamente que el trastorno por consumo de opioides es una debilidad moral o un defecto del carácter. En realidad, es una enfermedad cerebral que puede tratarse.

Superar una adicción requiere más que fuerza de voluntad. Los medicamentos pueden ser una parte muy eficaz de la solución.

El estigma lleva a algunas personas a creer que tomar medicamentos contra el trastorno por consumo de opioides es lo mismo que «reemplazar una droga por otra» y «no es una recuperación real». A decir verdad, las personas que toman medicamentos aprobados por la FDA, como buprenorfina (Suboxone®), naltrexona (Vivitrol®) y metadona tienen mayores probabilidades de permanecer en recuperación y llevar una vida saludable y productive.

El estigma impide que las personas reciban la mejor atención posible.

El mito de que la adicción no es más que falta de voluntad hace que las personas no consulten a su médico y, por este motivo, no obtengan un tratamiento que las ayude a reconstruir su vida, sus relaciones y su salud.

El estigma daña el bienestar y la calidad de vida.

Como resultado de las actitudes y los estereotipos hirientes, las personas con adicciones a menudo sufren consecuencias devastadoras como discriminación laboral, pérdida de su vivienda y maltrato por parte de los profesionales de atención médica.

El estigma redunda en muertes por sobredosis.

El temor a ser juzgados o discriminados puede impedir que las personas reciban la ayuda que necesitan y aumenta sus probabilidades de morir de una sobredosis.

Usted puede marcar la diferencia al crear un entorno libre de estigmas en su familia, su comunidad, su lugar de trabajo o su ámbito de atención médica.

En su familia

  • Aprenda cómo hablarle a un ser querido sobre su consumo de opioides.
  • Conozca las opciones de tratamiento con medicamentos contra el trastorno por consumo de opioides y apoye el interés de su ser querido por obtener y permanecer en tratamiento, que puede durar varios años.
  • Use un lenguaje de «persona primero» (p. ej., diga «persona con trastorno por consumo de opioides» en lugar de «adicto») para poner a la persona antes de su diagnóstico y elija palabras que reduzcan la culpa y la vergüenza.

En su comunidad

  • Aprenda de qué manera las organizaciones confesionales y comunitarias pueden brindar apoyo a las personas con trastorno por consumo de opioides para obtener y permanecer en tratamiento con el objetivo de reconstruir sus vidas y volver a trabajar.
  • Elabore un plan de acción para cambiar las creencias negativas en su comunidad en torno al trastorno por consumo de opioides y su tratamiento con medicamentos a través de la educación, la organización de movimientos políticos comunitarios y la conformación de grupos de presión.

En su lugar de trabajo

En su ámbito de atención médica